Energía & Armonía

                                       Salud, Riqueza, Balance con Feng Shui
                                                                                                                                                                   Clásico

Superando la barrera física

Quiero compartir algunos conceptos acerca del desarrollo espiritual en el ser humano, que nos han permitido explicar el proceso de superar la barrera física.

Con los años, vamos adquiriendo un nivel superior de maduración espiritual que nos permite finalmente, entender el concepto de la unidad como un todo, encontrar nuestra naturaleza espiritual y definitivamente un anhelo inexplicable por conocer a Dios. Mas que conocerlo, quiero decir conectarnos con Dios. Tener una experiencia vivencial.

Fase I - Lo Físico

Desde que nacemos y hasta los 18 años desarrollamos nuestro cuerpo físico. Durante esta fase, dominan los instintos y las pasiones. Hay que sobrevivir al impacto de ingresar al ámbito material y solo dispones del instinto animal como recurso único para la acción y reacción.

Fase II - Lo Emocional

Luego entre los 18 y los 21 años desarrollamos nuestro cuerpo emocional. Aquí experimentamos las emociones, el amor y encontramos que tenemos cierta habilidad para expresar nuestros sentimientos de afecto y ternura hacia los demás seres. Experimentamos el primer encuentro cognitivo de la consciencia a través del sexo.

Tocamos la frontera de la luz (punto cero) en un trance que desconocemos física, mental y fisiológicamente. Nuevas sensaciones, pero todavía no somos conscientes del hecho per se.

Fase III - La Mente

Finalizando los 20's, nos encontramos con un nivel superior de conectividad neuronal que nos ubica ciertamente en un entendimiento superior, mas racional. Menos viceral y más neuronal. Empezamos la verdadera revolución espiritual, cuando superamos lo que conocemos como el pensamiento racional.

Aflora, lo  que podríamos llama como el "razonamiento abstracto" y experimentamos nuestro propio modelo de consciencia. Se liberan ciertos condicionamientos y avanzamos a nueva etapa de reflexión y entendimiento superior. Se crean nuevos conectores neuronales y se amplia el concepto espiritual. La mente no entiende ni acepta este nuevo modelo de evolución. De hecho lo rechaza.

Fase IV - Lo Espiritual

Entre los 38 y 42 años, reconocemos el concepto de cuerpo astral, y definitivamente nos encontramos en un reto de auto-reconocimiento porque hemos entendido que nuestro espíritu no solo es parte de nuestra vida, sino que es lo más importante. Le damos espacio a nuestra esencia más íntima, que es consciencia  pura.

Logramos una consciencia elevada y una mente sublime.

Nos complace entender que es posible transcender la barrera física y que tenemos la alternativa de vibrar en otras frecuencias, en otros esquemas de iluminación con el que avanzamos (o al menos eso intentamos), a otros niveles de existencia más elevados, más transcendentales.

Entonces, anhelamos conocer a Dios. Queremos tener un encuentro con lo divino, con lo supremo, con nuestro universo interior. Dios no es más aquello en que creemos, ni nuestras creencias... es aquello que sentimos y vivimos. Ahora nuestro encuentro con Dios es vivencial. Lo vivimos, lo experimentamos.

Liberamos la consciencia y encontramos un mar infinito de nuevas posibilidades y nuevos horizontes de desarrollo personal, individual y espiritual.

Nos queremos expandir. Por primera vez liberamos el alma... a consciencia.

Clic aquí para descubrir Las Herramientas que activan ese proceso de evolución espiritual.

 

El poder del Alma


Energéticamente hablando, son cuatro los cuerpos que conforman un ser humano:

  1. El cuerpo físico

  2. El cuerpo emocional

  3. El cuerpo mental

  4. El cuerpo astral (espíritu formal).

Algunas personas solo pueden experimentar lo físico y lo mental, pero no lo emocional. Se definen como materialistas.

La mayoría de las personas solo han evolucionado con el cuerpo físico.

Solo algunas pocas han evolucionado el cuerpo emocional, pero su mente no ha madurado lo suficiente para tener la habilidad del pensamiento abstracto.

Y unas pocas han encontrado la verdadera evolución espiritual, a través de la conexión con la consciencia superior ó sea Dios. Todos tenemos ese espacio interior, que se dá cuando no pensamos, que se dá entre pensamiento y pensamiento. Allí en ese espacio de silencio se manifiesta la verdadera esencia de la vida.

Ver ejercicios de Meditación y técnicas de curación quántica.

Ver Las Herramientas sutiles del alma.